Los Ángeles .- Aunque no lo parezca, o no lo recuerdes, Cindy Crawford estuvo casada con Richard Gere. La modelo ha querido comentar cómo fue su matrimonio con el actor y por qué se sentía tan extraña cuando era la mujer de uno de los actores más atractivos. Curiosos sus comentarios, te los detallamos a continuación.

Crawford, el auténtico icono sexual de los años noventa. Un sex symbol que provocó que las autoridades noruegas retiraran de las carreteras los carteles publicitarios donde aparecía porque multiplicaban la tasa de accidentes.

Ahora, cuando está a punto de llegar a los 50 ha publicado su biografía ‘Becoming’, con la que se ha propuesto dejar sin respiración a más de uno y en la que narra su meteórica carrera como modelo, así como algunos secretos de alcoba. Entre ellos, el de su matrimonio -y posterior divorcio- con Richard Gere, con el que estuvo casada cuatro años.

En el momento que se casaron ella tenía 25 y el 42, esa diferencia de edad fue uno de los factores claves en la ruptura. «El final de mi primer matrimonio fue un hecho que me marcó. Yo había vivido todo como un cuento de hadas.

Todos queremos saber qué se siente con un amor como el que se ve en las películas, pero no siempre es así. Mi divorcio me destruyó y aprendí a ver todo de una forma más realista», se sincera en la revista ‘ELLE Francia’. La separación le llevó a la consulta de un psicólogo.

La top confiesa que estuvo enferma de amor. «De joven yo vivía guiada solo por la pasión. En un momento de tu vida eso te llega a consumir mucho. A los 22 estaba más dispuesta a decir ‘vale, te sigo’. Pero cuando empiezas a andar dices: ‘No quiero solo seguirte, unas veces quiero ser la que va adelante y otras caminar juntos’», confesó a Oprah Winfrey hace un par de años.

Después de haberlo pasado muy mal emocionalmente, encontró la estabilidad junto al empresario Rande Gerber, con el que lleva casada diecisiete años y tiene dos hijos: Preysler de 15 y Kaia de 13, que ha heredado la belleza de su madre y sigue sus pasos.

La que fuera la modelo mejor pagada del mundo según Forbes asegura que para ella «ser modelo era solo un trabajo», no una forma de vida. Y lamenta que lo mismo que la llevó al éxito, la convirtió en una persona más insegura. El libro también contiene unas impresionantes fotografías con las que podemos ratificar que Cindy ha sido una de la grandes modelos de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *